Corriendo bajo el sol de verano

No importa si eres nuevo o ya tienes tiempo en esto del running, sin duda una de las temporadas que más se dificulta correr sabes que es el verano. Y es que correr bajo el sol y el clima de verano no es algo sencillo que cualquiera pueda hacer si no cuenta con la preparación necesaria, además de la resistencia física que un entrenamiento durante la estación previa puede brindar.

A continuación te brindaremos algunos tips que bien podrías usar para obtener mejores resultados bajo estas condiciones.

  • Trata de correr lo más temprano posible, de esa manera lograrás evitar el ardiente sol de la tarde y aún así podrás contar con tu carga de energía positiva durante el día. Si siempre has querido levantarte temprano pero no lo logras aún, este es tu pretexto perfecto.
  • Mantente hidratado, es decir, no bebas agua solamente cuando sientas sed, hazlo de forma frecuenta durante el día y durante tus entrenamientos.
  • Hay que aprender a dosificar las sesiones, es decir, no tengas miedo de reducir el tiempo de los entrenamientos durante las primeras semanas. Esto hará que tu cuerpo se aclimate poco a poco y logres resistir más.
  • Revisa tu equipo: usa materiales ligeros, coloridos y resistentes. Procura usar fibras que faciliten la transpiración.
  • Dos palabras: bloqueador solar.
  • No la riegues: no trates de vaciar la botella de agua en tu cabeza para refrescarte, de nada sirve el agua si no la
  • tomas.
  • Procura tomar caminos o veredas frescas: aquellas que sean en parques muy floridos o lugares cercanos a ríos o lagos en caso de que haya en tu lugar de origen. También adhiriéndose a un club de corredores, ellos te pueden enfocar en tus entrenamientos y dar recomendaciones de lugares.

Acepta que tu entrenamiento de verano ayudará a que formes resistencia. No podrás ser capaz aumentar mucho tu velocidad en general, puesto que las condiciones no son tan sencillas, sin embargo es un muy buen momento para considerar sesiones de trabajo en el gimnasio: la caminadora no puede ser tan mala.

No obstante, todo el esfuerzo que implica correr en éstos meses tan calurosos valen la pena puesto que son la preparación para la mejor época del año para correr: el otoño. Y esto es más que lógico puesto que al bajar la temperatura en el otoño aunque sea de forma muy sutil, tu cuerpo estará ya acostumbrado al esfuerzo del verano. Esto facilitará que puedas mejorar tanto tiempo como distancia.

Consejos para correr