Desayunos rápidos para corredores

¿Quieres aprender a correr rápido? Mira lo que estás comiendo para que tengas una mejor respuesta.

Dependiendo del tipo de carrera o entrenamiento que tengas, es lo que debes variar la alimentación, el cuerpo lo demanda de esa manera. Mientras haces sesiones más duras y pesadas, el cuerpo necesita más carbohidratos para mantener la energía. En contraste, cuando se hacen sesiones de trabajo ligeras, el cuerpo quema grasa para tratar de obtener energía, aquí lo importante es tener una suficiente cantidad de proteína en una comida o snack.

Recuerda que debes de esperar de 2 a 4 horas después de comer para poder correr. En caso de que hayas tenido un snack ligero, de media hora a 2 horas será suficiente. La cantidad de horas aumenta dependiendo de la cantidad que hayas comido.

Para ejercicios donde necesitarás carbohidratos:
  • Albaricoques, miel, galletas de avena y pistache.
  • Pan de plátano
  • Pan con frutos secos
  • Pancakes con blueberrys
  • Mezcla de avena de canela con plátano y moras.
  • Granola
  • Mezcla de durazno y quinoa
Para ejercicios de menor intensidad:
  • Yogurt y fruta
  • Pechuga de pollo con ensalada de aguacate
  • Tortillas de calabacín y pesto

Si eres de los que entrenan directo al salir de la cama, procura tener una dotación de fruta o galletas de avena para obtener un poco de energía extra. Si no puedes comer o te sientes mal cuando lo haces y luego te ejercitas, procura aumentar la dosis de carbohidratos la noche anterior.

Desayunos para corredores