Principales lesiones del corredor

Lamentablemente, por más que pensemos que no nos va a pasara nunca una lesión, siempre estamos expuestos a alguna de ellas y más vale estar prevenidos para cuando eso suceda.

Es de suma importancia poder tener una claridad de qué hacer y cómo reaccionar cuando estemos ante una posible lesión. Por eso es importante tener charlas con nuestro médico para asegurar el bienestar de nuestro cuerpo en todo momento.

Cualquier lesión reduce nuestro ánimo de correr, así que es mejor tener el conocimiento necesario a nuestra mano para evitar entrar en pánico innecesario. Aquí te compartimos cuáles son las lesiones más comunes del corredor:

Tendinitis rotuliana: hay presencia de dolor debajo de la rótula y la flexión de la rodilla se disminuye, la dificultad para moverse es notoria y se debe colocar hielo para reducir la inflamación.

Fascitis plantar: hay una "tela" que recubre la planta del pie que se llama fascia. El dolor se presenta en la parte interna del talón. Para evitarla es bueno hacer ejercicios de calentamiento, además de usar una pelota de tenis para masajear la planta o colocar una lata fría para aligerar la sensación de calor que suele tener. El calzado incorrecto, mala pisada en un terreno irregular y el sobreesfuerzo la causan.

Tendinitis aquilea: aplica hielo en la parte posterior de la pierna, gemelos y sóleo. Reduce la carga de ejercicio ya que el tendón está hinchado y las molestias se sienten en el talón. Es provocado por ir en terrenos duros con calzado inapropiado.

Distensión (rotura) fibrilar: aplica frío en al menos 4 intervalos de 10 minutos a lo largo del día por los primeros 2 días. En caso de persistir, hay que parar actividades durante 2 semanas para acudir con el médico. El dolor es similar a sentir una pedrada o que le arrojen un objeto mientras está corriendo.

Periostitis tibial: cuida tu pisada y asegúrate de llevar un calzado apropiado. Produce inflamación en la membrana que recubre el hueso de la tibia. Hay dolor en la parte interna de la pierna, rodillo y tobillo.

No quiere decir que estas sean todas las lesiones que haya, pero si son las más recurrentes. Así que lo mejor es mantenerse alerta en todo momento y hablar con el médico en cualquier situación que tu cuerpo te esté alertando.

Principales lesiones del corredor