En tiempos de contingencia, es necesario poner un poco más de atención a nuestros hábitos, especialmente a nuestra alimentación.

Si bien no hay ningún alimento o tipo de alimentación que evite o cure el Coronavirus, podemos adoptar ciertos hábitos saludables para fortalecer nuestras defensas y preparar a nuestro cuerpo en caso de que nos contagiemos del virus.

Cuando nuestro cuerpo se tiene que enfrentar a una infección, su capacidad de respuesta y recuperación están estrechamente relacionadas con hábitos como la alimentación, nuestros patrones de sueño, si hacemos o no ejercicio, etc. 

Para darle una ayudita a nuestro sistema inmune durante los tiempos de contingencia, hoy más que nunca debemos seguir una dieta equilibrada, variada y completa que incluye una abundante cantidad de:

  • Vegetales y hortalizas
  • Frutas y legumbres
  • Cereales integrales
  • Carnes magras, pescados y huevos

Aprovecha la contingencia para elaborar un menú de la semana con comidas altas en nutrientes, según tus posibilidades y necesidades específicas. No olvides incluir una gran cantidad de agua en tu rutina, ya que estar hidratado también fortalece nuestro cuerpo y sistema inmune en general.

Algunos de los consejos específicos de consumo de alimentos son:

  • Favorece los cereales integrales, procedentes de granos enteros
  • Prefiere productos lácteos bajos en grasa
  • En cuanto a proteínas animales, prefiere las carnes magras y modera el consumo de embutidos
  • Evita la comida rápida y alimentos precocinados.

Además de lo que comemos, respetar un horario de comidas es clave para que podamos aprovechar los beneficios nutricionales que vienen con el consumo de este tipo de alimentos. Evita pasar periodos extendidos sin comer y dale pausa al consumo de sustancias como el tabaco y el alcohol.

Categorías: Nutrición

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *