Se le llama calentamiento deportivo al conjunto de actividades y ejercicios que se realizan de forma gradual y ordenada para tener un rendimiento físico óptimo. Es fundamental realizarlo antes de llevar a cabo sesiones de entrenamiento para evitar desgarres, accidentes musculares y sobreesfuerzo físico.

Se debe empezar por un calentamiento cardiovascular el cual consiste en el aumento del ritmo cardiaco de forma progresiva a través de trotar suavemente para calentar los músculos antes de llegar a la etapa siguiente llamada calentamiento articular.

Una vez realizadas las actividades cardiovasculares, sigue el calentamiento articular, que consiste en movimientos centrados en las articulaciones. Estos ejercicios se deben realizar de forma secuencial ya sea de arriba abajo o viceversa.

Por último, los estiramientos dinámicos y no estáticos consisten en estirar los músculos por un periodo que va de los 6 a los 12 segundos pero una posición que no duela, ya sea haciendo sentadillas, rebotes, elevando piernas mientras que al mismo tiempo se realiza una pequeña carrera.

Los resultados del calentamiento en los corredores van desde el aumento de la temperatura corporal, mayor oxigenación y riego sanguíneo, evacuación del dióxido de carbono, aumento de la actividad pulmonar, mejorar la transmisión de impulsos nerviosos, mejorar los niveles de fuerza, entre muchos más.

Ahora ya conoces la importancia de calentar antes de realizar las sesiones de entrenamiento. No te quita muchos minutos y en cambio, favorece al organismo y puede evitar problemas en la circulación y a la hora de correr.

Categorías: Entrenamiento